Reglas básicas para ir en grupeta

blog14Bikesciclismo de carretera0 Comments

Cada fin de semana salimos a disfrutar de nuestra bicicleta de carretera con el resto de amigos del club 14bikes, y nos encanta que cada día más gente se anime y nos acompañe en nuestras rutas. Pero es importante que los que nunca han pedaleado en grupo o llevan poco tiempo aprendan las normas de protocolo para que esa falta de experiencia no afecte al resto de compañeros o, lo que es más importante, para evitar posibles accidentes.

A continuación os comentamos cuáles son las reglas básicas para poder circular en grupeta por trayectos con circulación abierta.

Educación y seguridad.

Es importante ser conscientes de que, tanto por carretera como por carril bici, no circulamos solos, y que es fundamental ser respetuoso con el resto de vehículos. Por ello, no haremos más de dos filas de ciclistas y permaneceremos pegados a la derecha, con el fin de no obstaculizar el paso, y facilitar el adelantamiento a los coches.

Adelantamiento ciclistasHay conductores muy respetuosos, que esperan pacientemente detrás de la grupeta a que haya un tramo visible para poder realizar el adelantamiento, por lo

que devolverles el favor e indicarles cuándo es el mejor momento para el adelantamiento es una buena forma de agradecer su civismo.

Hablando de civismo, no te saltes los semáforos, no cuesta nada y ganamos mucho. También es importante que nos ayudemos de potentes luces traseras, tanto de día como de noche, para mejorar al máximo nuestra visibilidad en carretera.

Circula en Paralelo.

Si circulamos con tráfico abierto, es muy importante que la grupeta circule de dos en dos (Paralelo) lo mas pegado a la derecha posible y por el arcén, siempre que sea posible, intentando ocupar el mínimo imprescindible de la calzada. De esta manera se mejora la visibilidad de los ciclistas y beneficia al grupo en aerodinámica.

Si la calzada es demasiado estrecha o es un carril de única dirección, deberemos circular en fila de a uno (Cordón). En caso de adelantamiento, siempre lo realizaremos por la izquierda en fila de 1 y en tramos con mucha visibilidad y sin vehículos cerca.

Los ojos de la grupeta van en cabeza. Los ciclistas que van en cabeza serán los que marquen el ritmo y los responsables de la seguridad del resto del grupo, ya que se encargan de informar al resto, con gestos o palabras, de posibles obstáculos en el camino, entradas en curvas cerradas sin visibilidad, entradas en rotondas etc. Son los ojos del grupo y deberán estar siempre atentos a la carretera. Es importante que el resto del grupo, o por lo menos los más fuertes, ayuden relevando los puestos de cabeza, con lo que conseguiremos un ritmo estable en toda la ruta.

Mantener Ritmo.

Es importante que se mantenga siempre el ritmo acordado por el grupo, evitando sobrepasar la cabeza del compañero que llevamos a nuestro lado y realizar acelerones, y teniendo siempre claro que hay ciclistas detrás que dependen de nosotros.

Hemos de circular siempre lo más recto posible, evitando movimientos bruscos. Muchos ciclistas, cuando llegan a un repecho, tienen tendencia a multiplicar por dos, tres o incluso cuatro los vatios de potencia, rompiendo el ritmo de toda la grupeta. Si eres de los que no pueden evitarlo, avisa al resto para que no se pierda la formación e intenta molestar lo menos posible, no hay nada peor que los que van metiendo rueda sin respetar al resto de compañeros.

Mantener formación y distancia. Hay que tener claro que los ciclistas que se encuentren detrás de los puestos de cabeza pueden ahorrar hasta un 30% de energía gracias a la aerodinámica. Para conseguirlo, es imprescindible mantener una buena colocación, justo detrás del ciclista que llevamos enfrente y a un palmo (15-20cm) más o menos de su rueda. No es tarea fácil, por lo que tendremos que aprender a mantener la distancia.

Si vamos muy alejados, ese aprovechamiento aerodinámico desaparece, y haremos más gasto del necesario, lo que puede perjudicar el ritmo de los que llevamos detrás e incluso impedir que terminemos la ruta cómodamente. Aprender a ir a rueda es una gran ventaja, sobre todo para aquellos ciclistas menos preparados.

Ciclismo de carretera. Circular en gripo

No entorpezcas el ritmo de los que van detrás.

Si no te ves capaz de mantenerte a rueda por falta de costumbre, y te das cuenta que te alejas y acercas como una goma, o si se acerca una pendiente y quieres dar espacio al resto del grupo, sé respetuoso con tus compañeros, avisa de tus intenciones, cerciórate de que no hay peligro y colócate en los últimos puestos para no entorpecer el ritmo de los demás.

Mantener la distancia.

Dejar de pedalear o intentar alcanzar la rueda del de delante rápidamente es lo que crea el efecto “goma”, muy perjudicial para el ritmo de la grupeta. Para ello es recomendable que si queremos alcanzar una rueda, lo hagamos suavemente.

A la hora de ir detrás de una rueda, deberemos mantener una cadencia más atrancada, con esto controlaremos mucho mejor la distancia e iremos más seguros, evitando fuertes acelerones. Si lo que queremos es separarnos un poco de la rueda, deberemos bajar la intensidad de nuestro pedaleo de una manera constante o elevar nuestro cuerpo para recibir aire que nos frene levemente. Si fuera necesario hacer uso del freno, lo haríamos con el trasero y de manera suave, para que no se produzcan frenadas bruscas.

El temido Afilador.

A la hora de ponernos de pie, siempre existe un pequeño instante, hasta que nos impulsamos, en el que frenamos el ritmo, con lo que podemos tocar con la rueda del ciclista que llevamos detrás. Eses es el temido Afilador, y puede provocar una peligrosa montonera. Para evitarlo, debemos levantarnos muy despacio y sin dejar de pedalear. Así mantendremos el ritmo sin perjudicar. Lo mismo debemos hacer al sentarnos, lentamente y manteniendo el ritmo.

Cuidado con los Adelantamientos.

No adelantemos en tramos complicados o de poca visibilidad, no seamos ansiosos pues nos puede salir muy caro y la ruta es larga para tener tiempo de adelantar.

Siempre en pareja.

Si no disponemos de pareja para ir en paralelo, estamos rompiendo el ritmo de los que van detrás, por lo que es conveniente ponerse en el último puesto hasta que consigamos un compañero de viaje o si hay confianza, pedirle al grupo que se adelante y no perder la formación.
Señalizar todos los obstáculos y movimientos. Siempre que nos encontremos con un obstáculo en el camino, debemos señalizarlo de uno en uno, para que los que van detrás puedan esquivarlo. Igualmente, si vamos a adelantar o esquivar a un peatón, señalizaremos la maniobra. Nuestros compañeros deben ser avisados de cualquier cambio que se vaya a producir en el ritmo de marcha.

Analiza a los nuevos ciclistas. Si no has rodado antes con los ciclistas con los que vas y no sabes cómo reaccionan en grupo, analiza y controla sus movimientos hasta que veas que pueden ser buenos compañeros o buena rueda. Si ves que alguno de ellos tiene un comportamiento que no es adecuado y que puede resultar peligroso, no dudes en decírselo y explicárselo, y si es posible, relegarlo al último puesto. Ten por seguro que la imprudencia de uno puede acabar en tragedia para el resto. Es importante que la gente hable sobre ello y que se enseñe de unos a otros por el bien de todos.

Cuidado al adelantar en el carril bici.

Si estamos en un carril bici de doble dirección tendremos que estar mucho más atentos. A la hora de adelantar, especialmente si tenemos que invadir el carril contrario, debemos asegurarnos de que ningún ciclista venga en dirección contraria antes de realizar cualquier movimiento, pues en muchas ocasiones, incluso un pequeño gesto puede desembocar en problemas serios.

Si paras, sal del carril. Si circulamos por el carril bici y necesitamos parar, avisaremos a todos los que vayan detrás de nuestras intenciones, y nos colocaremos fuera del carril bici para no obstaculizar ni limitar el paso del resto de ciclistas. No hacerlo suele ser causa común de muchos accidentes en el carril.

Tras leer todos estos consejos, seguro que si has ido en grupeta, te han venido a la mente unas cuantas ocasiones en las que, sin saberlo, has podido causar problemas a tus compañeros. A todos nos ha pasado, así que no le des muchas vueltas y simplemente toma nota de aquellos aspectos que tienes que corregir y, si es necesario, consulta con tus compañeros de ruta. El ciclismo es un deporte de gran compañerismo en el que todos tenemos que aprender, y estamos seguros de que, como nosotros, tus compañeros de viaje estarán encantados de poder ayudarte a mejorar y poder seguir disfrutando juntos de una buena ruta.

Si realizas salidas en solitario, lógicamente podrás llevar tu ritmo, ir a tu aire sin tener que preocuparte del que va detrás. Pero ir en grupo es otra cosa.  La grupeta es compañerismo, confianza, amistad y eso incluye ayudar a los que tienen menos nivel a mejorar en cada salida, a esforzarse más, a llegar donde pensaban que no podrían, a mejorar el rendimiento colectivo con relevos, y a que pueden disfrutar, con el resto de compañeros, de paisajes, pueblos y caminos de una forma diferentes. Sobre dos ruedas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.