Cuál es la presión que debes poner a las ruedas de tu bicicleta

blog14Bikesbicicletas, Mantenimiento, mecánica0 Comments

Neumáticos para bicicletas de MTB

Saber cuál es la presión que necesitamos poner a nuestros neumáticos es fundamental para rodar más cómodos y tener un mejor rendimiento, pero también para nuestra seguridad. No podemos olvidar que los neumáticos son el único contacto de la bicicleta con el suelo, y que un exceso o defecto de presión puede contribuir de manera definitiva a que suframos un reventón o a que nos vayamos al suelo.

Síntomas de presión inadecuada

Cuando la presión es escasa, aunque conseguiremos una buena tracción, habrá un exceso de rozamiento, por lo que perderemos eficiencia en el pedaleo, será mucho más sencillo que pinchemos por un pellizco o aplanamiento de la cubierta, y tendremos una mayor sensación de inseguridad mientras rodamos, ya que nos costará más dominar nuestra bici en derrapes y curvas.

En cambio, si la presión es excesiva, seremos rápidos cuando llaneemos, pero la bici rebotará ante prácticamente cualquier obstáculo, tendremos muy poca tracción, mal agarre en las curvas y muchas posibilidades de sufrir un reventón.

Por ello, necesitamos encontrar la presión adecuada para nuestros neumáticos, y para hacerlo tendremos que tener en cuenta una serie de factores.

Factores a tener en cuenta para encontrar la presión adecuada

Todos los fabricantes incluyen en el lateral del neumático una presión máxima y mínima recomendada para sus neumáticos. Partiendo de esas cifras, cada ciclista tiene que buscar cuál es la que mayor seguridad y comodidad le proporciona, teniendo en cuenta diferentes variables:

  1.  La suma del peso total del ciclista y la bicicleta: A mayor peso, más deformación de la estructura del neumático, lo que se traduce en pérdida de eficiencia. Es decir, a mayor peso mayores presiones necesitaremos, con el fin de evitar que esa deformación sea excesiva.
  2. El tipo de terreno sobre el que vamos a rodar y nuestro modo de conducción. Cuanto más liso y menos obstáculos tenga el terreno que vamos a recorrer, mayores presiones soportarán los neumáticos. Si nuestro estilo de conducción es muy agresivo, tendremos que poner menos presiones que un ciclista más “relajado”.
  3. Anchura de los neumáticos: Los neumáticos más finos necesitan presiones más altas, mientras que los más gruesos funcionan perfectamente con presiones menores.
  4. El tipo de compuesto también influye. Los neumáticos más duros rinden mejor con presiones más bajas, mientras que los que están hechos con materiales más blandos necesitan que les pongamos más presión.
  5. Las cubiertas Tubeless rinden mejor con presiones bajas, mientras que las que llevan cámara de aire necesitarán presiones mayores.
  6. Las condiciones climatológicas, ya que sobre terreno mojado las presiones tienen que ser menores.

En definitiva, no existe una fórmula precisa para saber a qué presión debemos inflar nuestros neumáticos, pero sí que podemos tomar unas medidas orientativas y a partir de ahí, y en función los factores señalados, probar subiendo o bajando el aire en función de nuestras sensaciones: (comodidad y seguridad fundamentalmente), teniendo en cuenta que nunca debemos superar los límites máximos y mínimos de presión recomendados por el fabricante.

Presión de ruedas bici de carretera

Las ruedas de tubular resisten presiones hasta 11-12 bars, pero en ningún caso recomendamos alcanzar ese máximo por la gran pérdida de agarre que supondría. Nuestra recomendación es que se utilicen presiones en torno a los 8-9 bares.

Por su parte, los neumáticos con cámara y cubierta soportan, como máximo, presiones de 8-8,5 bares. La presión recomendable en terreno seco está en torno a los 7.5 bares, y hemos de tener en cuenta que por debajo de 6 bares existen muchas posibilidades de pinchar la cámara cuando afrontamos cualquier socavón.

Presión en las ruedas en las bicicletas MTB

Cuando hablamos sobre la presión de las ruedas en una bicicleta de MTB las cosas se complican.

Podríamos decir, que para cada tipo de terreno, es aconsejable un tipo diferente de presión. Así que si nos pusiéramos estrictos y exquisitos, se podría dar el caso de que en una sola salida tuviéramos que bajarnos por lo menos un par de veces de la bici para ajustar la presión.

Pero no resulta muy practico, ¿verdad?, así que tendremos que encontrar el justo término teniendo en cuenta que en terrenos llanos las cubiertas tienen menos fricción, por lo tanto seremos más eficientes rodando con presiones mayores, mientras que en las subidas y en los terrenos con más obstáculos, será mejor que pongamos menos presión, para evitar rebotar en exceso, patinar en subidas y baches, aunque a cambio tengamos un mayor riesgo de pinchazo.

Si las cubiertas utilizan cámara, las presiones recomendables son las siguientes:

  1. Cubiertas delgadas (menos de 2.2): entre 2,1, y 2.2 bares de presión.
  2.  Para cubiertas anchas (más de 2.2), entre 1.9 y 2.1 bares.

Para cubiertas tubeless:

  1. Para cubiertas delgadas: entre 1.8 y 1.9 bares de presión.
  2. Para cubiertas anchas: entre 1.75 y 1.9 bares.

En cualquier caso, tal y como comentamos en el caso de las bicicletas de carretera, se trata de unas medidas orientativas que cada ciclista deberá adaptar en función de sus necesidades, teniendo en cuenta que nunca debemos poner más ni menos presión de los máximos y mínimos indicados por el fabricante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.